0 productos0,00 €
De conformidad con el Reglamento (UE) 2016/679 del Parlamento Europeo y del Consejo de 27 de abril de 2016 relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos y (Reglamento General de Protección de Datos) ofrecemos la posibilidad de aceptar o no el uso de cookies mientras navega por nuestro sitio web. Puede obtener más información en nuestra web
Ksix blog Accesorios y gadgets para smartphones
Carga rápida: Todo lo que necesitas saber acerca de esta tecnología
Publicado en Ksix mobile tech el 10 Octubre 2018

El uso del GPS, el volumen (en vez del modo silencioso), las pantallas de gran tamaño y el uso de aplicaciones son algunos de los motivos (muchas veces inevitables) que resultan en un consumo muy rápido de la batería de nuestro móvil.

En muchos casos, la batería de nuestro móvil no llega a durar lo que dura nuestro día y, si quisiéramos hacer una carga completa, necesitaríamos dejar el teléfono cargando durante más de una hora, dependiendo del modelo y del cargador. Este tiempo puede extenderse si tenemos en cuenta la perdida de energía debida al uso del móvil mientras se está cargando. Afortunadamente, existe una solución: la carga rápida.

 

¿Cómo funciona la carga rápida?

Como ya nos lo indica su nombre, la carga rápida hace referencia a las tecnologías utilizadas para cargar una batería a una velocidad más rápida que la estándar. Si bien existen distintos tipos de carga rápida, todos los cargadores de carga rápida responden a un mismo principio, que consiste en administrar más potencia que un cargador estándar. De esta manera, para que la batería se cargue más rápido se aumenta el amperaje, el voltaje o los dos a la vez.

En pocas palabras, los voltios y los amperios son magnitudes físicas que sirven para medir el paso de la corriente eléctrica, que es básicamente un flujo de electrones que se mueve de un punto a otro a través de un material conductor (por ejemplo, un cable). Los voltios hacen referencia a la diferente energía potencial que existe entre un punto y otro, y los amperios miden la intensidad de una corriente eléctrica, es decir, la cantidad de electrones que pueden moverse de un punto a otro.

 

 

Entonces, para hacer una carga rápida necesitamos un cargador que incorpore la tecnología de carga rápida. Es decir, un cargador que administre más potencia aumentando el voltaje y/o el amperaje, en comparación a un cargador estándar. La diferencia en el suministro de energía con un cargador normal es significativa: un cargador estándar suministra 5 voltios y 2.1 amperios, mientras que uno de carga rápida puede suministrar desde 9 hasta 12 voltios, y hasta 3 amperios.

Es importante tener en cuenta que, por motivos de seguridad, los dispositivos electrónicos incorporan un regulador que limita la cantidad de energía que pueden recibir desde el cargador. De manera que, aunque utilicemos un cargador con carga rápida, si nuestro dispositivo no admite más energía de la normal, la carga no será rápida. Por eso, además de contar con un cargador de carga rápida, debemos comprobar que nuestro teléfono móvil es compatible con la tecnología de carga rápida.

 

¿Cuál es el tipo de carga rápida más utilizado?

Existen distintos tipos de carga rápida pero la más conocida y utilizada es la de Qualcomm, llamada Quick Charge. Esta tecnología está incluida en los chipsets Snapdragon, lo cual explica su popularidad. Desde su lanzamiento ha transitado un proceso de evolución de 4 generaciones, siendo Quick Charge 4+ la más reciente y eficiente, incluida en los Qualcomm Snapdragon 835.

¿Cuáles son las ventajas de la carga rápida Quick Charge 4+? Qualcomm asegura que es posible obtener 5 horas de batería con tan solo 5 minutos de carga y llegar a un 50% de batería en 15 minutos de carga. Esto significa que la carga rápida permite cargar un dispositivo hasta 4 veces más rápido que la carga estándar.

Imagen de Qualcomm.com Imagen de Qualcomm.com

                Imágenes de www.qualcomm.com

 

Las diferentes generaciones de Quick Charge han ido modificando las combinaciones de voltaje y amperaje soportado, y han incorporado nuevas tecnologías al sistema de carga rápida. Quick Charge 1.0 soporta 5V y 2A, Quick Charge 2.0 llega a 5V, 9V y 12V y 3A, Quick Charge 3.0 introdujo como novedad la reducción del calentamiento durante la carga, y Quick Charge 4.0 incorpora soporte para USB Power Delivery.

 

¿Cómo saber si tu móvil tiene carga rápida?

La forma más fácil y rápida de saber si tu móvil tiene carga rápida es mirar el exterior del cargador oficial. Si el dispositivo incorpora la carga rápida, verás indicada la tecnología a la que corresponde (Quick Charge, Dash, Motorola TurboPower, etc.). También puedes dirigirte a las listas oficiales de dispositivos compatibles con estos sistemas. La de Quick Charge 1.0, 2.0, 3.0 y 4+ se encuentra aquí.

Otra opción es consultar las especificaciones de la batería en los Ajustes de Android. Si vemos que la batería trabaja con más de 5V y 1.5A, sería válido interpretar que es compatible con alguna tecnología de carga rápida.

 

¿Cómo elegir un cargador de carga rápida?

Lo primero que debes hacer al momento de elegir un cargador de carga rápida es comprobar que se encuentra homologado para el tipo de carga rápida de tu smartphone (Quick Charge, VOOC, Pump Express, etc.).

Una vez comprobado esto, asegúrate de que ofrece el suficiente voltaje o amperaje como para que el proceso de carga tenga realmente la velocidad de una carga rápida. Tanto en cargadores de red como en cargadores inalámbricos encontrarás esta información serigrafiada en el exterior del producto. Tal como hemos visto antes, un cargador normal suministra 5V y 2.1A, mientras que uno de carga rápida puede suministrar desde 9V hasta 12V, y hasta 3A.

Si se trata de un cargador de carga rápida con cable, comprueba también que funcione con los conectores adecuados para tu móvil. Es importante tener en cuenta que actualmente, los fabricantes de terminales están reemplazando el conector micro USB con el USB tipo C, ya que proporciona mejores resultados en la carga rápida.

El cable del cargador no es un detalle menor, ya que existen distintos tipos de cable con distintos rendimientos de carga. Los cables que cuentan con una sección interna más gruesa son los que ofrecen mejores resultados, porque incorporan un hilo de cobre más robusto que reduce las fluctuaciones de corriente y permite esta sea conducida de manera segura a través de los distintos voltajes utilizados por la carga rápida.

Si se trata de un cargador de carga rápida inalámbrico, asegúrate de que tu dispositivo móvil es compatible con la tecnología de carga inalámbrica con la que funciona el cargador. La más popular es la carga inalámbrica Qi. Puedes comprobar la compatibilidad en la ficha técnica del terminal.